Ya no solo la robótica asume posiciones antes ocupadas por el hombre, la pandemia ha acelerado la disminución de actividades: ya no se requieren tantas azafatas en cada vuelo, solo un par de personas que sirvan las bebidas y que pasen recogiendo la basura o ayuden a localizar asientos, en los restaurantes pides por Qr, no hacen falta muchos mesoneros, los pasajes se compran por internet , ya no se justifican agencias de viajes, en la banca puedes hacerlo todo por la app de tu teléfono, no necesitas ir a una agencia salvo casos especiales, no tienes que comprar en tiendas, puedes hacerlo por Instagram o por la web de la marca que te guste, tampoco necesitas ir al supermercado, lo pides por internet, y si vas ya no hay cajeros… Y así con todo o casi todo, incluso la medicina está migrando en parte a primeras consultas por  internet.

De manera que asistiremos a mayores despidos volcando mucha gente al paro, sobre todo si no se reciclan y redefinen intereses. Esto puede significar aceptar posiciones de menor nivel a las que se tenía, o con menos remuneración, o simplemente incursionar en otras áreas. Siempre pongo el ejemplo de un ex VP de uno de los bancos reestructurados quién optó por lanzarse a una distribución de alimentos con buen resultado.

 A la vez, estamos viendo un cambio de paradigmas en cuanto a la edad, si antes se requerían talentos no mayores a 45 años, parece que ya se aprecian aquellos que tienen seniority y con una experiencia y madurez muy necesaria en el enfoque de los negocios, habiéndose extendido hasta 60 años la consideración de aquellos candidatos que se mantienen bien de salud y con un buen nivel de energía y actividad.

No obstante, hay áreas de las organizaciones donde no hay casi talentos, ya sea por emprendimientos, emigración o por estar percibiendo remuneraciones y beneficios a los que algunas empresas no les pueden llegar. Es en estos casos que Recursos Humanos debe ser bien creativo y proponer alternativas impensadas hasta el momento.

Es ahora cuando se puede profundizar en las políticas de recursos humanos, en investigar que está pasando con el clima laboral y trabajar en las áreas de mejora detectadas, de manera que sea más sólido el compromiso empleados-empresa y viceversa, así como en apoyarlos, en lo posible, en sus necesidades.